India, el reto de ser un actor global

 

0,,16486657_401,00

Asia representa, simultáneamente, uno de los motores del crecimiento económico mundial, y un elemento vital del equilibrio global de poder. La India es la democracia más poblada del mundo, con más de 1.200 millones de habitantes. Con niveles de crecimiento económico en torno al 8% en los últimos años, el país es hoy un actor global, que juega un papel creciente en la gobernanza mundial. Miembro del G20, de los BRICS  (junto con Brasil, Rusia, China y Sudáfrica) y de IBSA (con Brasil y Sudáfrica), la India aspira a ocupar un asiento en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Las perspectivas a medio plazo confirman la evolución de la India como potencia económica. En su reciente informe Una mirada a 2060: Una visión global del crecimiento a largo plazo, la OCDE señala que el PIB combinado de China e India superará en 2025 al de las economías del G-7, y rebasará a la de todos los miembros actuales de la OCDE en 2060. India, con un crecimiento actual del 5,1%, será el país que mejor evolucione en las próximas cinco décadas. La economía india superará a la zona euro en unos 20 años, y pasará de representar el 7% del total al 18% en 2060.

El país es reconocido en el mundo por su contribución a la biotecnología, la industria farmaceútica, y el desarrollo de las TICs, además de por una extraordinaria y milenaria cultura.

Pero la India es también un país de enormes desigualdades económicas y sociales, con elevados niveles de pobreza y desnutrición infantil, y donde la lacra de la violencia –en múltiples formas- contra las mujeres ha sido invisible y silenciada. Según datos de ONU Mujeres, un estudio de 2010 realizado por el gobierno de Nueva Delhi, JAGORI y ONU Mujeres señala que el 54 por ciento de las mujeres y el 69 por ciento de los hombres que ven que una mujer está siendo acosada prefieren no involucrarse. Las mujeres, a pesar de su progresiva incorporación a la educación superior, y al mercado de trabajo, siguen siendo ciudadanas de segunda clase.

La sociedad india parece haber reaccionado. Tras la violación, el pasado 16 diciembre, de una estudiante de 23 años en un autobús en Nueva Dehli, y su muerte dos semanas después por las heridas causadas por sus agresores, las protestas en la calle no han cesado, expresando la indignación y la repulsa, y exigiendo a los poderes públicos acciones urgentes y decididas para que estas violaciones de los derechos humanos no vuelvan a suceder y, en ningún caso, queden de nuevo impunes.

Como dolorosamente ha recordado la socióloga Ranjana Kumari, Directora del Centre For Social Research, las violaciones son muy comunes en la India. En los últimos 30 años la violaciones se han multiplicado por 10, hasta llegar a 24.206 casos en 2011, según cifras oficiales, número que no refleja la realidad, pues muy pocos casos son denunciados, y de ellos, pocos son condenados judicialmente. Según datos oficiales, sólo el 26% en el 2011.

La indudable emergencia de la India, y su nueva relevancia internacional no son fácilmente compatibles con un país que ignora los derechos humanos de casi la mitad de su sociedad. Los extraordinarios avances tecnológicos, una clase media en continuo crecimiento, un dinamismo económico notable son caras de una moneda en cuyo reverso perviven, como una de las desigualdades más dramáticas, graves violaciones de los derechos humanos de las mujeres, a pesar de los indudables avances en matrimonios pactados de menores, o en leyes contra los abortos selectivos por sexo.

Muchas niñas y mujeres en todo el mundo sufren violaciones de sus derechos humanos, y una doble discriminación, económica y en razón de género. Pero si la India quiere tener un mayor protagonismo en las instituciones de la gobernanza mundial, y ejercer un mayor liderazgo global, debería mostrar al mundo que puede y quiere mejorar la calidad de su democracia, y comprometerse con la defensa de los derechos y libertades fundamentales. Parece difícil contribuir a la gobernanza global si no se trabaja en favor de una gobernanza inclusiva que garantice los derechos humanos. También los de las mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s