¿Un mundo más sostenible y equitativo en 2050? ¡Es la política, estúpido!

El pasado 7 de noviembre, Helen Clark, Administradora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), intervino en un foro en San Francisco con un interesante discurso que tituló: “Nuestro mundo en 2050. ¿Más equitativo y sostenible o menos?”.

Para responder a esta pregunta será clave, en su opinión, abordar de manera simultánea la lucha contra la pobreza y la desigualdad, y la promoción del desarrollo sostenible.

Helen Clark identifica como tendencias globales de cambio la dinámica demográfica, las presiones medioambientales, y los cambios geopolíticos, y aporta algunos datos relevantes: en 2050, la población urbana será casi el doble (6,3 mil millones de personas, frente a 3,6 mil millones en 2011), y constituirá el 68% de la población mundial; y por primera vez en la historia, el número de mayores de 60 años será superior al de jóvenes (menores de 15). Este incremento demográfico obligará a una mayor producción de alimentos, a adaptar el sistema de pensiones y de seguridad social, de salud, e incrementará la demanda de vivienda, agua, electricidad y transporte, entre otras, en las ciudades.

Las emisiones de carbono doblarán a las de 1990, se agotarán algunos recursos naturales, y se incrementará su incidencia en los conflictos; los desastres naturales serán más frecuentes; y la población que vive en la pobreza seguirá llevando una “doble carga” por la mayor exposición a los riesgos medioambientales (contaminación del agua, falta de saneamiento, etc.).

Desde el punto de vista geoestratégico, la interdependencia entre el norte y el sur se profundiza, con sus riesgos (volatilidad en los flujos de capital del norte al sur, y en los precios de los productos básicos, menor demanda del norte hacia el sur, precios más bajos de las exportaciones del sur hacia el norte) y sus oportunidades (difusión de la innovación y las tecnologías como motores del desarrollo, nuevas oportunidades de empleo, etc.). Y no hay que olvidar las olas de democratización, el surgimiento en el sur de “mega economías” (China, India y Brasil); y la relevancia que ha adquirido la cooperación sur-sur.

El análisis ofrece suficientes datos sobre los desafíos que enfrentamos, proponiendo también posibles soluciones y acciones para frenarlos, revertirlos o, al menos, paliarlos.

Lo más esperanzador, y quizá también lo más preocupante, es la conclusión rotunda de que, más allá de las tendencias globales de cambio, el hecho de que en 2050 el mundo sea más sostenible y más equitativo dependerá de las decisiones políticas que se tomen a nivel global, nacional, de las decisiones económicas y empresariales, y del papel de la sociedad civil. Como señala Clark, entender las tendencias puede ayudar a planificar el futuro. Pero en última instancia, la voluntad política y el liderazgo en todos los niveles son necesarios para dedicar los recursos humanos y financieros necesarios para hacer frente a los desafíos, encontrar soluciones innovadoras y crear alianzas fuertes.

Esperanzador, porque el futuro no está determinado. Podemos cambiarlo actuando ahora. Preocupante porque a la frecuente falta de voluntad política, se suma también la falta de compromiso de otros actores. Cita Helen Clark el informe “Resilient People, Resilient Planet”, según el cual la mayoría de los responsables económicos siguen considerando el desarrollo sostenible algo ajeno a sus responsabilidades fundamentales, cuando, como señala Clark, la integración del medio ambiente y la dimensión social puede ser vital para el éxito de las decisiones económicas.

Esperanzador porque, como afirma Helen Clark, “al final, lo que va a llevar a los gobiernos a actuar es saber que hay un clamor popular por el cambio”.

Hay que seguir trabajando. Haciendo pedagogía para que los responsables económicos tomen decisiones sostenibles, porque precisamente así tendrán mayor beneficio empresarial. Y hay que seguir sumando voces para que la ciudadanía reclame de sus gobiernos que actúen, si queremos que en 2050 el mundo sea más sostenible y equitativo. También está en nuestras manos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s